Inicio Ortopedia y reconstrucción articular Dolor de cadera en el adulto joven

Dolor de cadera en el adulto joven

499
0

El proceso de desgaste del cartílago articular de la cadera (coxartrosis), es el final de una serie de lesiones crónicas de esta articulación. Los avances en el  diagnóstico del dolor de cadera del adulto joven han mejorado, las técnicas de diagnóstico por imagen y su tratamiento han permitido, en algunos casos, prevenirla. 

Es fundamental una evaluación exhaustiva del dolor de cadera, con el objeto de establecer un diagnóstico preciso que será el punto de partida que soporte la toma de decisiones posterior.

¿Por qué nos duele la cadera?

El dolor de cadera es una presentación común de atención primaria.

Alrededor del 10% de los adultos presentan desgaste moderado, a partir de los 35 años el 50% de las personas presentan al menos una localización de lesión articular.

En la vejez joven (60-74 años) es mayor la manifestación clínica y la deficiencia funcional aumenta.

Dicha sintomatología se registra en estadios en que el tratamiento definitivo es la sustitución con prótesis articular.  

El dolor de cadera en el adulto joven (18-59 años) suele iniciar con dolor en la región inguinal, durante o después de actividades físicas, e incluso posterior a periodos largos de permanecer sentados.

Los ejercicios de salto y con impacto repetitivo son detonantes comunes.

Debemos clasificarlos como padecimientos intrarticulares (en la unión de la cabeza femoral y el hueso coxal) y extrarticulares (estructuras que proporcionan estabilidad, movilidad y fortaleza a la articulación).

El dolor en la ingle es el síntoma de presentación más común de los problemas intrarticulares de la cadera.

La valoración  debe iniciarse con un detallado interrogatorio clínico, seguido con una buena exploración clínica y completarse con estudio radiológico completo.

Debemos identificar factores que predisponen la limitación funcional y el deterioro precoz de la cadera, de esto depende el comienzo y la progresión de la enfermedad. 

La radiografía simple es una herramienta muy útil y con ella se pueden diagnosticar la mayoría de las alteraciones estructurales de la cadera.

El Pinzamiento Femoroacetabular (PFA) es un diagnóstico relativamente reciente, que ha revolucionado el diagnóstico y tratamiento, con esto, el retraso de la coxartrosis.

Algunas variantes anatómicas de la cadera provocan, cuando la articulación está en ciertas posiciones, un contacto excesivo entre el acetábulo y el fémur. Están descritas dos tipos de variantes anatómicas: la tipo cam y tipo pincer.

También puede ocurrir una combinación mixta de la morfología. Los impactos repetitivos entre los huesos pueden provocar lesiones en los tejidos blandos de la cadera, especialmente el labrum y el cartílago, y eventualmente, puede causar daño articular irreversible.

El tratamiento inicial puede incluir un período de descanso, analgesia combinado con un ciclo corto de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.

Cuando los síntomas mejoran, los pacientes generalmente pueden seguir tratados con fisioterapia, enfocada en ejercicios de fortalecimiento y  estiramiento, con el fin de aumentar la tolerancia de la cadera a la actividad. Se aconseja evitar actividades agravantes.

Existen alternativas terapéuticas como las inyecciones intraarticulares guiadas por ultrasonido o fluoroscopía, que están indicadas ante la poca mejoría clínica con el tratamiento médico rehabilitador inicial.

El objetivo es continuar con actividades físicas orientadas en promover la funcionalidad articular de la cadera.

En los casos donde el tratamiento conservador no ha podido aliviar el dolor, y restaurar la función, se recomienda la cirugía.

La artroscopia de cadera puede remodelar los huesos y reparar o desbridar el labrum, así como otras estructuras de los tejidos blandos.

El objetivo final de la orientación ortopédica, es mejorar la estabilidad de la cadera, el control neuromuscular, la fuerza, el rango y los patrones de movimiento.

El conjunto del manejo integral del dolor de cadera en el adulto joven logrará mejorar la expectativa funcional durante las actividades deportivas o físicas habituales. 

En ORFEX contamos con el equipo humano y tecnológico para que te reincorpores cuanto antes a tus actividades cotidianas, con la ayuda de nuestros tratamientos personalizados de alta especialidad, en el segmento lesionado del cuerpo.

Bibliografía:

Genovese E, Femoroacetabular impingement: role of imaging. Musculoskelet Surg. 2017

Ganz R,  The concept of femoroacetabular impingement: current status and future perspectives. Clin Orthop Relat Res. 2018.

Br. 200

Ganz R, Leunig M, Leunig-Ganz K, Harris WH: The etiology of osteoarthritis of the hip: an integrated mechanical concept. Bone and joint journal 2016

Gutierrez R, Prevalencia de datos radiográfi cos de pinzamiento femoroacetabular en adultos mexicanos, Acta Ortopédica Mexicana 2017.

Contestar

Por favor, deja tu comentario.
Escriba su nombre aquí